Catálogo del silencio – Juan Carlos Busutil

Catálogo del Silencio

Juan Carlos Busutil

Del 18 de enero de 2024 al 4 de marzo de 2024

              

 

 

“En lo abierto cada obra manifiesta lo incontenible»
 

Hugo Múgica

Hay silencios de una elocuencia rebosante y fértil, de una admirable plenitud. Silencios
que nos impelen, que nos zarandean y nos arropan, que nos llaman a asomarnos a lugares
donde la palabra –siempre tacaña- desvirtuaría la verdad. Hay silencios que no son carencia
sino plenitud.
También hay vacíos sin oquedad que más allá de dar el contrapunto indispensable a
las formas, son la forma en sí. Vacíos repletos de presencia y plenitud. La ausencia es la sombra
de la presencia, la delata y la precede… la acompaña indivisiblemente. Un vacío es una llamada
a volcar en él aquello que pre-sentimos, esa materia original, intangible, que intentamos rozar
a través del arte, una verdad que nos pre-existe, y que solo podremos escuchar en el silencio.
El pintor, sabedor de la imposibilidad de verbalizar lo inefable, se debate
permanentemente entre su necesidad de construir y su determinación de quitar, de callar.
Sabe que en el silencio habita la verdad, y la busca en ese vacío donde no cabe el
exhibicionismo, el virtuosismo o el artificio, todo lo innecesario abortaría el encuentro. El
verdadero pintor sabe que su trabajo no está tanto en revestir de pintura el cuadro, sino en
desnudarlo, desprenderlo de cuanto accesorio podría acabar ocultando su verdad.
La obra de Juan Carlos Busutil brota de una CREENCIA, de la íntima confianza en que el
“encuentro” será posible, que tras el hecho de pintar podremos rozar el misterio que da
sentido a esta búsqueda que llamamos Arte. Juan Carlos es pintor, porque otra forma de ser
hombre no le cabría, ni siquiera es una elección, lo es –como diría R. Gaya- “por fatalidad de
origen, es decir, sin necesidad alguna, por creencia”. Siempre me sorprendió de él la firmeza
de su convicción en cuanto hace, su determinación para emprender la pintura como un
imperativo íntimo para “ser un ser mejor”, exigiéndose de manera intima la autenticidad de
hacer algo que le es natural, en lo que cree, sin concesión alguna a modas o expectativas
externas. Su obra brota de esa nobleza de alma de quienes se acercan a la pintura con la
íntima obediencia de quien se sabe un simple hacedor, un intermediario -y no protagonista-del
misterio que a veces surge, como un prodigio, en el hecho de pintar.
En CATALOGO DEL SILENCIO, su autor propone un recorrido por composiciones de una
sutileza casi musical, donde los silencios adquieren sonoridad evocadora, densidad expresiva,
roban el protagonismo a la forma para, de esa manera, hacerla mucho mas poética y
sugerente. La gestualidad del trazo en el vacío, la transparencia indefinida de las manchas son
de una humanidad –casi carnosidad- emocionantemente viva. Y los vacíos… esos vacíos!,
desvisten el cuadro de presencias innecesarias para mostrarnos su autentico misterio en un
permanente ejercicio de renuncia y desnudez. Los horizontes, presentes o latentes,
conscientes o no, dividen espacios situándonos en el lugar que nos corresponde, solo podemos
asomarnos y mirar -anclados a la tierra- el universo creativo en el que se mueve nuestro
pintor, escuchar sus silencios y notar la verdad de cuanto hace.
Con CATALOGO DEL SILENCIO mi hermano en la pintura consigue desprenderse de
todo exceso innecesario, renuncia de sí mismo, del pintor que llevamos dentro y que nos
impele a “jugar” con los recursos. Solo se permite la palabra justa –casi la calla-,
asomándonos/abismándonos a lugares indecibles que nos reconfortan y reencuentran con lo
valioso. Juan Carlos compone un catálogo de hermosos silencios donde todo observador
habido de verdad escuchará ”la música callada, la soledad sonora” que todo arte grande busca
rozar. Yo, me pierdo en sus espacios abiertos para reencontrarme conmigo mismo, me
reconozco en ellos… y acabo encontrando mis cuadros perdidos, aquellos que siempre soñé
pintar.Antonio Espadas Carrasco

Crítica: Bernardo Palomo-Diario de Jeréz

 

HORARIOS:

Lunes a viernes: de 10:00 a 13:30 h.

Tardes: martes y jueves de 18:00 a 20:00 h.

Sábados: de 10:30 a 13:30 h.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.